El macroproyecto ilicitano de Greene para convertir 40.000 toneladas anuales de residuos en bioaceite

Se está gestando un proyecto que promete transformar nuestra forma de gestionar los residuos. La firma de Elche Greene, ha dado un paso firme hacia la sostenibilidad, aliándose con Castellano Manchega de Limpiezas para dar vida a Valogreene CML, un ambicioso macroproyecto que pretende convertir 40,000 toneladas de residuos en bioaceite cada año.

Greene, es una empresa que nace en 2011 de la iniciativa de cuatro emprendedores de Elche, químicos, y que en la actualidad cuenta con más de 80 empleados. La compañía ofrece al mercado una tecnología madura y eficiente que da respuesta a la necesidad de gestionar y eliminar materias consideradas residuos, evitando su incineración y/o deposición en vertedero, en diferentes áreas como son los residuos sólidos urbanos (RSU), residuos industriales, biomasas y fangos de tratamientos de aguas, etc. 

Es fácil caer en la tentación del sensacionalismo cuando se trata de proyectos de esta magnitud, pero detrás de los titulares y las cifras millonarias de inversión, existe una narrativa que va más allá de la mera gestión de desechos. Este no es solo un proyecto empresarial, sino un compromiso con el medio ambiente y la comunidad.

La planta en Madrilejos (Toledo), con sus 11,000 metros cuadrados de compromiso verde, será más que un centro de procesamiento. Será un bastión contra la contaminación, un refugio para toneladas de residuos que de otra manera habrían encontrado su destino en los vertederos. José Hernández, el visionario consejero delegado de Greene, destaca con orgullo que este proyecto “evitará que 40,000 toneladas de residuos terminen en el vertedero cada año”, una afirmación que va más allá de los números y se adentra en el corazón del compromiso ambiental.

Pero la historia no termina en Toledo. Otra planta, Valogreene Recinor, está tomando forma en el polígono industrial de As Somozas, A Coruña. No es solo la expansión geográfica de un gigante empresarial; es una respuesta a la urgente necesidad de abordar los residuos de rechazo que no pueden reciclarse. Aquí, 40,000 toneladas de residuos encontrarán una nueva vida como aceite pirolítico, contribuyendo a la producción de hidrocarburos de manera sostenible.

Valogreene Recinor, la planta para valorizar residuos que se instalará en el polígono industrial de As Somozas (A Coruña)

La visión de Greene no se detiene en la gestión de residuos. Su spin-off, W2H2 SL, está tejiendo un futuro más verde con un proyecto que busca obtener hidrógeno verde a partir de biorresiduos. Más allá de las cifras millonarias de subvenciones, esta iniciativa es un paso hacia la creación de 1,500 MW de hidrógeno anual, transformando biomasa en energía renovable. Un proyecto calificado como “estratégico” por la Comunitat, ya que aprovecha un recurso abundante en la región: la biomasa agrícola.

En un mundo lleno de desafíos ambientales, proyectos como estos no solo son esperanzadores, sino esenciales. Más allá de las inversiones y los empleos creados (17 directos y alrededor de 40 indirectos), están sentando las bases para un cambio de paradigma. Desde Elche hasta Toledo, desde A Coruña hasta el horizonte de la sostenibilidad, la historia de Greene es un recordatorio de que la innovación y la responsabilidad empresarial pueden ir de la mano.

En este viaje hacia un futuro más limpio, no solo estamos testigos de la transformación de residuos en recursos valiosos, sino también de la transformación de una visión empresarial en un legado de sostenibilidad.

Daniela Espinosa

Nacida en la soleada ciudad de Alicante en 1993. Siempre fui la que hacía demasiadas preguntas en clase. Estudiante de Comunicación en la Universitat Oberta de Catalunya. Creo firmemente en el poder de las palabras. En SoyAlicante desde 2023.

Total
0
Shares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículo anterior

Después de meses de obras, así queda Alicante

Siguiente artículo

El antiguo cine Ideal de Alicante entre dos propuestas: Hotel boutique o galería de arte

Artículos relacionados